Seleccionar página

Viniste al mundo para lograr un único propósito, ser feliz. Sólo lo lograrás cuando encuentres la clave y rompas el hechizo que te impide superar las situaciones difíciles que te atormentan.

¿Aún sigues pensado que te encarnaste en este planeta para encontrar trabajo, casarte, tener hijos, tal vez nietos, jubilarte y morir?

Este post no tiene una intensión distinta que llamarte a despertar y romper el hechizo a través de 7 principios, que, aunque desconoces, tienen fuerza sobre ti.

¡Así que disfruta el camino y nos vemos del otro lado! 😉

 

1. Principio 1. Aceptar las situaciones difíciles y convertirlas en oportunidades de aprendizaje

 

Estoy casi segura que ya intentaste todo por resolver esas situaciones que te generan conflicto.

¿Hablaste con tu pareja sobre su tendencia a creer que no tienen problemas cuando tú crees que los tienen todos?

¿hablaste con el ogro de tu jefe sobre el aumento de salario que por derecho mereces?

¿le reclamaste a tu amiga la Paty por ingrata y por abandonarte cuando más la necesitabas?

¿ya le diste la charla motivacional a tu hijo, ese que quiere dedicarse a la música y no ir a la universidad?

¿y qué pasó?… ¿todo se quedó en un gran vacío en tu panza?

¿Y si esas situaciones no son realmente momentos difíciles?, ¿y si son oportunidades de aprendizaje que no has querido comprender y por eso se te están repitiendo?

¡Bingo! Cuando comprendes que toda situación es perfecta para lo que realmente necesitas aprender (romper el hechizo), entonces puedes aprovechar de manera eficiente todas las experiencias que la vida te ofrece y crecer.

 

1.1 ¿Y qué pasa cuando aceptamos los momentos difíciles como oportunidades de aprendizaje?

 

momentos difíciles

Acepta y permite que la vida ocurra

 

Cuando aceptas el teatro se cae, el hechizo se rompe, entonces las situaciones o problemas que te generan sufrimiento dejan de repetirse. Ahí aprendiste la lección.

Que aceptas una situación quiere decir que paras de luchar intentando cambiarla. Aquí quiero hacer énfasis en que cuando aceptas estás renunciando a cambiar a los demás para trabajar en ti misma.

A diferencia de resignarte o de tirar la toalla, cuando aceptas una situación es porque has hecho el ejercicio de comprender que ese momento difícil es resultado de una actitud interna, del ego que quiere cambiar a los demás o a las situaciones para sentirse cómodo, sin hacer esfuerzo por realizar un cambio interior.

 

1.2 Qué es lo que nos cuesta aceptar en situaciones difíciles y cómo se manifiesta (Ejemplos)

 

La única causa del sufrimiento es la incapacidad de aceptar lo que sucede. Gerardo Schmedling Clic para tuitear

 

  • Las oportunidades de aprendizaje que nos ofrece la vida. Se manifiesta en un rechazo por las circunstancias de tu entorno. Ejemplo: “No me gusta mi casa, no me gusta mi trabajo, no me gusta mi marido… Sería feliz si tuviera una casa en otro barrio, un trabajo mejor remunerado y si mi marido fuera de X o Y manera”.

 

  • Que cada ser humano debe recorrer su camino y experimentar sus propios desafíos para aprender de ellos y evolucionar. Esto se ve reflejado a manera de sobreprotección.

 

  • Que hay tantas formas de organización y manejo como seres humanos en el mundo. Esto se ve reflejado como perfeccionismo.

 

  • La necesidad de adaptarme al medio que me correspondió. Se manifiesta como rebeldía. Si tienes un hijo adolescente seguro te suena esto.

 

  • Que lo demás no tienen la culpa de las experiencias que vivo, y se manifiesta como rencor.

 

  • Que todos hacemos lo mejor que podemos con lo que creemos saber, nos sobran buenas intenciones. Cuando no aceptamos esto se manifiesta a través de juicios.

 

  • Las costumbres, ideas y decisiones de los demás, cuando no las aceptamos se manifiestan a través de críticas.

 

  • Que las cosas pueden salir de otra manera, diferente a lo que planeé. Cuando no acepto esto se manifiesta a través del estrés.

 

  • Que no soy dueña de nadie y que sólo el amor puede unirnos, y se manifiesta a través de celos.

 

  • Que no tengo culpa de las experiencias de los demás.

 

(La lista es infinita, pero hay que continuar)

 

La no aceptación desordena los diseños pedagógicos que la vida ha dispuesto para cada ser humano con el objetivo de desarrollar su consciencia. Por eso la necesidad de aprender a aceptar nos enfrenta a situaciones cada vez más difíciles e intensas.

¿Te suena la frase “cada novio que consigo es peor que el anterior”? Si es así, vuelve a la lista de cosas que no estás aceptando y comienza a soltar, esas situaciones que te perturban se volverán cada vez más intensas hasta que logres invertir tu mirada del exterior al interior.

Recuerda que los momentos duros son proporcionalmente intensos a tu terquedad, pero cuando aceptas en tu mente, estos ya no suceden, pues la vida entiende que esa situación ya nada tiene que enseñarte, pues ya lo has comprendido.

 

2. Principio 2. Asumir

 

Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos. Buda Clic para tuitear

 

Nadie ahí afuera puede hacerse responsable del sufrimiento que inviertes en esas situaciones difíciles.

Así que basta de culpar a los demás por las situaciones que te corresponde vivir para evolucionar y despertar, por los resultados de las decisiones que libremente tomas y por los sentimientos o emociones que experimentas.

Cuando asumes, comprendes que eres la responsable y la única causa que genera las situaciones en las que te ves involucrada.

Al asumir la responsabilidad y comprender cómo hiciste para hacerte correspondiente con esas situaciones (recuerda la lista) también tienes en tus manos hacer el cambio interior para ser correspondiente con situaciones cada vez más satisfactorias.

 

3. Principio 3. Actuar

 

momentos dificiles

La vida no responde a la inercia. Lánzate y verifica, es válido cometer errores.

 

La vida no responde a la inercia. Frente a cualquier situación conflictiva, por difícil que parezca, actúa, pero hazlo con serenidad, da siempre lo mejor de ti y haz uso de los elementos a tu disposición.

Ya a este nivel (habiendo aceptado y asumido) renuncia a cualquier tipo de agresión, inculpación o culpa. Toma las medidas que consideres necesarias para continuar.

No te escondas detrás de una respuesta agresiva.

 

3.1 Clave para actuar

 

Entrenar tu mente para afrontar situaciones difíciles es todo un reto, así que te sugiero que empieces por preguntarte:

 

  • ¿Puedo hacer que mejore?
  • ¿Puedo cambiarla?
  • ¿Puedo alejarme?

 

Si las respuestas a las anteriores preguntas son NO, ¿qué te queda? Sí señora, aceptarla!

Pero nunca lo sabrás si no actúas, ya sabes que el exterior es un reflejo del interior, entonces no te desgastes reaccionado, buscando culpable o, aún peor, culpándote.

 

3.1.1 Un ejemplo rápido

Imagina que tienes un trabajo que no te gusta, estás aburridísima y arrastras el alma por todos los pasillos de esa oficina.

Entonces le preguntas a la vida ¿puedo hacer que mejore la experiencia en esta empresa? Como la vida no responde a la inercia entonces le preguntas con acciones, así que te presentas a convocatorias internas y habas con tus jefes. Pero no te seleccionan, o cierran las convocatorias, o tu jefe sencillamente te dice que tu perfil no aplica para un cargo distinto al que ya tienes. Entonces es claro que la respuesta de la vida es NO.

Entonces le preguntas a la vida ¿puedo cambiar este trabajo? Para preguntarle con acciones actualizas tu hoja de vida, te presentas a distintas empresas y convocatorias. Meses después no ha pasado nada, si acaso una que otra entrevista, pero no has tenido una propuesta concreta. Entonces es claro que la respuesta de la vida es NO.

Entonces le preguntas a la vida ¿me puedo ir, puedo renunciar? Inmediatamente recuerdas que eres madre soltera de dos hijos y dependen completamente de ti. Entonces es claro que la respuesta de la vida es NO.

¿Qué te queda? ACEPTAR la experiencia y hacer la tarea de comprender lo que sea que la vida te quiere enseñar a través de ella. Cuando lo hagas (comprendas) se romperá el hechizo y podrás volver a preguntar si puede moverte de ahí, o la misma vida te lo dirá antes de que preguntes.

Nah, estoy tranquila, sé que después de leer esto no volverás a ver ese trabajo de la misma manera.

En el artículo El día que decidí despedir a mi jefe te cuento mi experiencia y cómo supe que era hora de partir, no fue fácil ni instantáneo, pero logré identificar las señales.

 

3.2 Posibles resultados

Cuando enfrentamos esos momentos difíciles en el trabajo, con la pareja o los hijos, a través del actuar podremos verificar si la vida nos invita a movernos de alguna forma o a aceptar.

Sé paciente y no tengas miedo de las respuestas.

 

4. Principio 4. Agradecer los momentos difíciles en la vida

 

El ignorante sufre ante las oportunidades de aprender a ser feliz. Gerardo Schmedling Clic para tuitear

 

Esta es mi parte favorita, es como un estornudo, no sabes cómo, cuándo o por qué, sólo sabes que pasó, lo has entendido e interiorizado, hace parte de ti. Es liberador comprender el potencial que tiene en nuestra vida esta información.

Agradecer esos momentos de crisis es renunciar a sufrir, es comprender que lo que sea que está pasando tiene un profundo objetivo pedagógico en tu vida para reconocer tus propias limitaciones, tu sombra.

Con el agradecimiento reconoces la oportunidad que hay detrás de cada problema y, al mismo tiempo, te permites el desarrollo de tus virtudes internas, las mismas que te facilitan transmutar las dificultades que se te presentan en todos los escenarios de tu vida (relaciones, salud, economía, empleo, etc.)

No imaginas todas las herramientas que descubrí cuando supe esto, esas que me ayudaron a mirar hacia dentro, a aceptarme y amarme con mis sombras.

Aquí hay otro tema clave, muchas de esas situaciones conflicto te ayudan a hacerte consciente de aquellas cosas que debes sanar dentro de ti, esa es la llamada sombra.

Esa tormenta también pasará, cuando lo haga termina la tarea preguntándote:

  • ¿Qué has aprendido de la experiencia? ¿Eres más paciente? ¿Eres más tolerante? ¿Descubriste mejores alterativas para hacer algo?

No imaginas la cantidad de historia que me llegan a diario, para ponerte un ejemplo personas que creían que haber sido despedidas era la peor catástrofe terminaron emprendiendo hermosos y productivos proyectos.

Así es la vida, lee sus señales y sé paciente. Hoy es una buena oportunidad para recapitular esas experiencias negativas e identificar las bendiciones.

 

5. Principio 5. Valorar y disfrutar

 

Ya tienes justo lo que necesitas, ni más ni menos. ¿Aún crees que la vida se equivoca?

Deja de sufrir frente a las oportunidades que tienes ya para aprender a ser feliz.

Valorar y disfrutar es la mejor forma de agradecer todo lo que la vida te ha dado. Cuando valoras lo que tienes, la vida entiende que eso te gusta y te da más de eso.

Si te quejas todo el tiempo de lo que la vida te ha dado, es decir que no lo valoras, ¿qué crees que pasa? La vida entiende que no te gusta, y te lo quita. Ahí te dejo esa perla 😉

 

6. Principio 6. Respetar las oportunidades de aprendizaje de los demás

 

situaciones difíciles con hijos

Acompáñalos a ser, a cometer sus errores, a vivir su proceso

 

Cuando respetas comprendes que todas las personas tienen derecho a sentir, pensar, creer y actuar de la manera que mejor les parece, es decir, tienen derecho a ser diferentes a ti.

Comprendes que, aunque sus comportamientos y reacciones a las experiencias son diferentes a los tuyos, son perfectos y hacen parte de sus procesos de aprendizaje en la vida, tú no interfieres porque respetas eso.

Si eres madre, es comprensible, hasta cierto punto, quieras evitar que tus hijos sufran. Pero te has preguntado ¿por qué quieres evitarlo? Te diré lo que entendí, porque también soy madre. Entendí que no quería que mis hijas sufrieran porque yo también sufría, y no quería sufrir.

Así que les estaba bloqueando experiencias necesarias para su desarrollo.

Sé que con un poco de entrenamiento encontrarás el límite perfecto con tus hijos, pues no dejarán de ser tu responsabilidad y tu deber está en acompañarlos, pero no en vivir sus experiencias por ellos o en evitar que comentan errores.

Aquí te dejo otra perla: cometer errores está permitido, no hay otra forma de verificar lo que es correcto y perfecto para nosotras, no hay otra forma de aprender, de conocer la sombra, y por eso es maravilloso.

 

7. Principio 7. Adaptarse

 

Podría resumirlo en un “fluye con la vida”. Pero estoy de buen humor, así que te lo voy a compartir 😉

Cuando te adaptas comprendes que no hay un mejor lugar en el mundo para estar, ni mejoras personas para compartir, ni mejores circunstancias, que tu presente actual.

Cuando te adaptas renuncias a huir y comprendes que todo es perfecto, así como está. Tienes la plena certeza que en el momento que cualquier situación, lugar o relación deje de ser necesaria, el universo moverá sus fichas para ponerte en otro escenario y con otros actores para que puedas seguir creciendo.

 

8. Perla para empezar a romper el hechizo

 

Deja a tus emociones ser, no temas perder el control, no las reprimas, son la alerta de que algo está ocurriendo dentro de ti y quiere sanar.

Busca momentos de paz para permitir a esas emociones y sentimiento ser dentro de ti, tal vez intentan comunicarte que algo no estás aceptando y ya sabes que la única forma de sanarlo es atendiendo esa sombra y mirándola de frente, desde ese compromiso profundo contigo ¡atrévete a romper el hechizo!

Yo imagino que esas emociones son como un niño brincando dentro de mí, diciendo “mírame, mírame, quiero que me mires, sáname”. Un día decidí dejar de ignorarlo, y por ahí entro la luz.

Sé paciente con tu proceso, comprométete con tu entrenamiento espiritual y disfrútalo. No le pongas una meta a tu despertar, no vale la pena, porque en sí mismo es la meta y es para toda la vida. ¡Feliz viaje!

 

9. Recomendaciones para novatas

 

Para cerrar, quiero dejarte mi top de libros y herramientas recomendados, estos me ayudaron a comprender los principios que estoy compartiendo contigo. Espero te sean útiles.

 

10. Conclusión

 

Mirar hacia dentro duele el primer día, pero del otro lado se encuentra la recompensa, reclámala.

No pierdas una sola oportunidad para estas contigo, para encontrarte, no tengas miedo a equivocarte, a eso vinimos y necesitamos de las equivocaciones para comprender y avanzar, son una bendición.

Ya tienes todas las claves para romper el hechizo, empieza hoy tu entrenamiento, sé tu propio referente.

¿imaginas un mundo donde todas las personas implementaran esto 7 principios? Comparte, quien esté preparado leerá.

Apoya a la comunidad compartiendo en los comentarios las herramientas que te están permitiendo gestionar esas situaciones difíciles, tus aportes son más que bienvenidos!