El camino en la búsqueda espiritual conlleva mucha resistencia al cambio, la cual vas experimentando a medida que evolucionas.

Es como el viaje de Alicia en el país de las maravillas a un mundo desconocido. Al principio todo le asusta pero después cada escenario le parece familiar.

Cuando caminas hacia tu interior hay una lucha entre tus creencias y lo que descubres a través de tu intuición y las herramientas que estés aplicando (flores de bach, meditación o programación subconsciente).

 

¿Por qué hay resistencia al cambio en tu búsqueda espiritual?

 

Porque vienes de las sombras y estás transitando hacia la luz.

Las sombras son las creencias limitantes que has acumulado durante tu vida. La mayoría aprendidas de tus seres cercanos. Estas afloran respaldadas por “hechos” que te hacen dudar de la posibilidad de cambio.

Un ejemplo muy claro de esto es cuando repetimos afirmaciones y nuestra mente emite argumentos en contra para que desistas.

¿Cuáles son las sombras que impiden tu despertar espiritual? Hablemos de la más comunes:

 

1. El exceso de control.

Recuerdo que antes de empezar mi camino espiritual, quería controlarlo todo hasta lo que pensaba mi pareja. Era como si solo yo tuviese razón y me frustraba.

Al comenzar mi ruta espiritual, comprendí que cada uno tiene su proceso y sus capacidades, que debía confiar, que debía reconocer que la vida tiene imprevistos que escapan a mi control y me liberé.

El ego te impulsa a querer manejar hasta el mínimo detalle y eso no te permite disfrutar de nada, crees que solo tú puedes, te niegas a pedir ayuda y nunca estás conforme.

Con la espiritualidad fluyes porque reconoces que el universo sabe lo que necesitas, te permites escuchar las señales que te envía, respetas tus procesos y los de las personas que te rodean.

 

2. La necesidad de aprobación.

De acuerdo con la jerarquía de Maslow, el reconocimiento ocupa el segundo lugar en la cúspide de necesidades del ser humano.

Tal como lees, no tiene nada de malo en tener anhelo de reconocimiento, lo que no es correcto es buscar la aprobación de los demás en varios o todos los ámbitos de tu vida.

Así que…

Si te ves buscando que alguien apruebe una decisión que ya tomaste.
Si te ves esperando que tu pareja te dé el aval para hacer las cosas que deseas.
Si te ves anhelando aplausos para sentir que vales la pena…

entonces estás cediendo tu poder y atrayendo la frustración.

Esta es la ruta perfecta para que el miedo al éxito (o al fracaso) se instale impidiendo que evoluciones.

¿Por qué?

Porque la aprobación externa jamás podrá llenar el vacío espiritual que sientes.

Todo está dentro de ti.

No necesitas pedir permiso para ser lo que quieras, para usar las herramientas, guías o mentores adecuados para iniciar el cambio que anhelas desde el fondo de tu corazón.

 

3. La máscara del ego

No estás cómoda con tu situación actual y sientes que debes hacer un cambio desde lo profundo, pero te saboteas.

Es una disyuntiva entre querer y no querer hacerlo. Por un lado tu intuición te alienta a realizar tu viaje hacia la búsqueda espiritual y por el otro, el apego a lo conocido, a lo construido y a realidades con las que no conectas, te retienen.

Es tu ego que se niega a dejar ir lo que ya no da sentido a tu vida. Te limita, te ata y se inventa cosas terroríficas para que abandones tu proceso.

Me pasaba cuando trabajaba para cooperación internacional, por un lado quería avanzar en la búsqueda de las respuestas que tenía en mi corazón, pero por el otro temía lo que pudiese encontrarme, que perdiera todo lo hecho hasta el momento, que tuviera que volver con el rabo entre las piernas, que me juzgaran y eso me asustaba.

Era mi ego en todo su esplendor.

Afortunadamente, mi deseo de crecimiento espiritual fue más fuerte.

Aquí te lo cuento: ¿Cuando voy a ser Buda? Las fases de un entrenamiento espiritual.

 

¿Cómo vencer la resistencia al cambio en el camino espiritual?

 

 

1. Aceptar que te estás resistiendo.

Primero debes reconocer que estás poniendo resistencia a realizar el cambio espiritual que estás buscando.

Al aceptarlo encauzas la energía hacia lo positivo y aprendes que no puedes controlarlo todo.

La resistencia en sí no es mala, es solo un trampolín. Ella te enseña a qué tienes miedo y podés usarla para transformarte.

Escribe en un diario por qué estás realizando tu búsqueda espiritual, pon allí todo lo que te viene a la mente cuando está trata de detenerte, luego di en voz alta o en tu mente: “Acepto que me estoy resistiendo. Ahora quiero seguir avanzando. ¡Gracias, gracias, gracias!

La resistencia disminuye cuando sientes aceptación plena y fluyes.

 

2. Persistir en tu búsqueda.

Los caminos espirituales son parecidos a una maratón, cuando la haces la primera vez quieres rendirte porque la meta se ve tan lejos que casi te parece imposible llegar a la meta.

Lo que hace que te mantengas dando un paso tras otro es la persistencia aún cuando aparezcan obstáculos.

¿Cuáles obstáculos? Tu necesidad de aprobación, tu exceso de control y tus apegos.

Haz como Alejandro Magno, quien en una batalla se obligó a su ejercito a vencer quemando sus barcos para que no tuvieran la opción de rendirse.

En este caso, “quema los barcos de tus excusas”, avanza como si fuera tu única opción (lo es) y crece poco a poco.

No te dejes cautivar por el Gremlin (tu crítica interna) que como canto de sirena intenta hacerte sucumbir.

Si tienes presente el propósito de tu búsqueda espiritual, te aseguro que jamás te detendrás.

Así que cuando sientas que te flaquean las fuerzas, di en voz alta:

Estoy comprometida con mi búsqueda espiritual y nada me detendrá. Hay luz al otro lado del camino. Mi luz de transformación”.

“La luz se hace cuando abrazas la resistencia al cambio. Evadirla retrasa tu iluminación”.

 

3. Vivir el ahora.

Hemos aprendido a vivir en pasado como si pudiésemos hacer algo y en el futuro como si allí estuviese la vida. Nos olvidamos que el presente alguna vez será pasado y el futuro será el resultado del presente.

Toda una paradoja.

Cuando estás presente en el aquí y ahora, la resistencia al cambio espiritual pierde poder. El instante presente no admite juicios, solo es y ya.

Aprende a evitar que tu mente se distraiga cuando estás disfrutando de la caricia del viento, la risa de tus hijos, la mirada de tu pareja, la conversación de tu mejor amiga.

La atención debe ser en cuerpo y alma para que puedas recibir las señales del universo a través de tu intuición y las situaciones cotidianas, construir tu realidad a cada segundo y sentir la felicidad.

Así que cuando te observes divagando en los capítulos cerrados de tu vida y los que aún no han llegado, frena. Es momento de disfrutar el presente para avanzar al siguiente nivel donde dejas de estar dormida para despertar en mente y espíritu.

Presta atención al discurso de la voz que está dentro de tu cabeza reconoce los patrones de pensamientos que suele tener y observa sin juzgar. Verás que va perdiendo poder al tiempo que fluye poco a poco tu conexión con la conciencia superior.

“Cuando tu conciencia se dirige hacia afuera, surgen la mente y el mundo. Cuando se dirige hacia adentro, alcanza su propia fuente y regresa a casa, a lo No Manifestado” – Eckhart Tolle.

 

Conclusión

 

La búsqueda espiritual no es fácil, lo confieso. Sin embargo, vale la pena intentarlo. Es el puente entre tu yo dormido y tu yo en camino a la iluminación.

Cabe recordar esto no es un manual para cerrar los ojos y tragar entero, solo te comparto aprendizajes basados en mi proceso de búsqueda y cambio espiritual. Así que experimenta, testea, observa y saca tus propias conclusiones.

Si sientes que no puede sola porque te abruma, busca un mentor (como yo, por ejemplo) o guía espiritual para que te acompañe en el proceso sin juzgarte.

¿Estás dispuesta a vencer la resistencia al cambio para lograr tu crecimiento espiritual?
Hablemos en los comentarios.