Seleccionar página

Si ya llevas un tiempo por aquí y conoces algo de mi historia, sabrás que no es la primera vez que te hablo sobre las flores de Bach, y también sabrás que han sido parte importante dentro de mi proceso de despertar espiritual.

Incorporarlas a mi vida, junto con otras prácticas, me ha permitido conocer sobre quién soy, mis emociones y mi forma de actuar ante diferentes situaciones. Han sido ese primer paso para descubrir lo que en realidad había en mi interior y aprender a gestionar todas esas cosas que sentía que no funcionaban.

Te cuento más en Flores de Bach: mi fórmula de Autoconocimiento

Por este motivo, quiero compartirte sobre ellas y la forma en que podrán ayudarte si has iniciado o piensas lanzarte al mundo del emprendimiento.

Emprender conlleva retos y nuestras emociones suben y bajan: nos enfrentamos a dificultades, temas desconocidos, opiniones externas, logros pequeños y grandes, días en que nos levantamos seguras de que nos vamos a comer el mundo, y otros en que dudamos de todo lo que hemos hecho y lo que viene.

Precisamente, las Flores de Bach nos pueden ayudar a que esas tormentas emocionales se apacigüen y ver las cosas desde una nueva perspectiva.

 

¿Para qué sirven las Flores de Bach?

 

Flores de Bach

 

Las flores de Bach constituyen una herramienta para el ejercicio de autoconocimiento y a partir de éste tener la capacidad de manejar nuestras emociones, llevar una vida más equilibrada y desbloquear ese poder interior que todas tenemos.

Cada flor trabaja sobre una emoción y nos ayuda a transformarla pasando de un estado negativo a uno positivo.

Preguntándonos acerca de cómo nos sentimos, sabremos qué flor es la adecuada para trabajar esa emoción específica.

Cuando comienzas el tratamiento, te adentras en tu mundo interno, entiendes qué es lo que sientes y por qué lo sientes, y poco a poco encuentras la verdadera raíz de tu problema.

 

Emprendimiento, emociones y Flores de Bach: Eligiendo la correcta.

 

Si has decidido emprender, no cabe duda que ese es el camino que tu alma necesita ahora para evolucionar. Así que, como la maestra vida no escatima en recursos, te pondrá frente a las situaciones que necesitas para aprender.

Ya no necesitamos aplicar eso de que “la letra con sangre entra”, podemos hacer que el camino no sea tortuoso, sino un proceso consciente y con propósito, donde más allá de un negocio multimillonario, avancemos en nuestra plenitud, disfrute del presente y el logro de resultados como consecuencia de nuestro crecimiento personal.

Para hacerlo, existen numerosas herramientas, y cada una de nosotras escoge la o las que mejor nos pueden ayudar.

En este caso, hablo de las flores de Bach y algunas de sus aplicaciones en nuestra faceta como emprendedoras:

 

1. Toma de decisiones, elegir entre más de una opción.

Scleranthus: Muy útil cuando tenemos dificultad para tomar de decisiones y nos abrumamos para elegir entre diferentes opciones, cambiamos de humor o tenemos variaciones emocionales por querer controlarlo todo y sin pedir consejo a nadie.

Esta flor nos ayuda a saber lo que queremos, a conectarnos con nuestra intuición y elegir de manera simple y decisiva.

¡Un alivio! ¿Cierto?

 

2. Necesidad de consejo y aprobación de los demás

Cerato: Indicada para las personas que en algún momento carecemos de fe en nuestro juicio.

Tomamos una decisión y después nos asalta la inseguridad acerca de si fue lo correcto. De manera que nos sentimos con la necesidad de pedir la opinión a otros terminando confundidas y actuando en contra de lo que la voz interior nos dice.

La flor Cerato nos ayuda a confiar en nuestro juicio y a escucharnos para decidir de manera coherente.

 

3. Falta de claridad en tu propósito de vida.

Wild oat: Especial para manejar la incertidumbre con respecto al camino a seguir en la vida.

Quieres hacer algo que valga la pena pero no sabes en qué dirección ir; quieres vivir al máximo pero no logras dilucidar cómo hacerlo y cuál es tu objetivo máximo en la vida. Vas de una cosa a otra sin encontrar un camino definitivo sintiéndote frustrada.

Wild Oat nos ayuda a encontrar nuestro verdadero camino. Nos pone en contacto con nuestro sentido de propósito.

 

4. Agobio por las responsabilidades asumidas.

Elm: Ideal para cuando emprendemos un nuevo proyecto alineado con nuestras expectativas, pero nos agobia la carga de trabajo o lo vemos más grande que nuestras capacidades.

Sabemos que es importante y hemos hecho un buen trabajo, pero nos amilanamos ante la posibilidad de que no seamos capaces de sacarlo adelante.

Esta flor nos ayuda a disipar esa pérdida de auto-confianza repentina y a continuar en nuestro proyecto sin pensar en el fracaso.

 

5. Desesperanza ante las dificultades.

Gorse: Útil para aquellas personas que tienen dudas, perspectivas negativas o depresión, producidas por un contratiempo dentro de su negocio o proyecto.

Si eres una de ellas, suele suceder que te desanimas fácil cuando las cosas van mal o cuando debes enfrentarse a las dificultades. Te rindes y no quieres ser alentada y das todo por perdido.

Gorse te aporta resiliencia, muy importante para que persistamos en un emprendimiento.

 

6. Falta de motivación, desánimo cuando no van bien las cosas.

Gentian: Cuando no salen las cosas como esperamos, y nos viene un desánimo leve que retrasa nuestras acciones.

Esta sensación se alivia por sí sola, pero tomando Gentian aceleramos el proceso para hacer que las cosas recobren su rumbo en lugar de solo esperar se solucionen solas.

Impide que nos desanimemos fácil.

A diferencia de las personas que necesitan Gorse, en este caso la persona no se ha rendido y está más preparada para intentar de nuevo.

 

7. Dificultad para decir “NO”.

Centaury: Si te cuesta decir “no” y terminas echándote cargas encima por ayudar a otros, esta es tu flor.

Cuando somos dadas a ayudar a los demás sin poner límites y convirtiéndonos en esclavos de los deseos de otros, necesitamos hacer un alto y recobrar el poder.

Centaury favorece el desarrollo del coraje y la autodeterminación, somos más capaces de trazar una línea y liberarnos de los deseos y órdenes de los demás para poder concentrarnos en el propósito verdadero de nuestra vida.

 

8. Falta de confianza en sí mismo, síndrome del impostor.

Larch: Apropiada para tratar el mal que aqueja a muchas emprendedoras.

El sentirnos menos capacitadas que los demás, que no somos suficiente, que no tenemos nada qué aportar al mundo porque ya todo está hecho o lo hacen mejor que nosotras, fortaleciendo el miedo al éxito y frenando nuestro crecimiento.

Así que para evitar el miedo al éxito o fracaso, mejor ni lo intentamos.

Larch nos ayuda a avanzar independientemente de nuestros pensamientos de éxito o fracaso, nos dispone para asumir riesgos y explorar nuevos caminos.

 

9. Sensibilidad ante el cambio y las influencias externas.

Walnut: Úsala cuando tienes claro tu propósito en la vida, pero las opiniones o creencias de los demás te afectan y te alejan de tus metas.

Walnut es útil en los procesos de cambio. También nos ayuda a romper vínculos con el pasado para que podamos avanzar sin detenernos ante las influencias externas.

 

10. Falta de concentración por pensamientos repetitivos.

White Chestnut: Perfecta para esos momentos cuando nuestra mente le da vueltas y vueltas a los mismos pensamientos no deseados que impiden que nos concentremos en lo importante.

Esta flor nos aporta la tranquilidad mental que necesitamos para los desafíos importantes de nuestro negocio. Ayuda a despejar la mente de lo innecesario.

 

11. Miedo a exponerse.

Mimulus: La flor ideal para los miedos de la vida cotidiana como el temor a hablar en público, a la oscuridad, a ciertos animales, a enfermedades, e incluso las fobias.

Si además eres nerviosa y tímida, temes exponerte en público (dar conferencias, grabarte en cámara, conceder una entrevista, etc), Mimulus saca a relucir tu coraje y poder interior para que puedas enfrentar las pruebas diarias sin temor.

[FOTO] de https://www.pexels.com/photo/selective-focus-photo-of-bottle-with-cork-lid-932577/

 

Conclusión

El emprendimiento no es algo ajeno a nuestro desarrollo personal y espiritual, por el contrario, es una clase más de la vida que contiene lecciones para llevarnos a ser cada vez más nosotras mismas, a descubrir nuestra esencia y vivir en verdadera sintonía con ella.

Así que todo lo que hagas en pro de tu crecimiento, se refleja en tu negocio y todo lo que tu negocio te aporte, será para tu crecimiento.

Si consideras que las esencias florales de Bach pueden ser útiles para ti, sólo debes preguntarte “¿cómo me siento en este momento?”. De acuerdo con tu respuesta, elige la flor (o tus flores, pueden ser varias) que más te convenga.

Si deseas conocer más sobre este tema, puedes pasarte por mi artículo Flores de Bach, mi fórmula de autoconocimiento donde te cuento más detalles y mi primera experiencia con ésta técnica.

También puedes visitar directamente la web The Bach Centre