Seleccionar página

¿Pasar a la acción? ¡No manches! ¿Cuántas veces hay que demostrarle a la vida que confías en ella?

Bien, creo que tantas veces como sea necesario hasta que confíes en ti, en tu pálpito, en tu instinto… Hasta que hayas naturalizado el salto al vacío y hayas reemplazado el miedo por confianza.

Entonces se produce esa sensación, y simplemente tienes la certeza de que la vida te sostiene, y aunque sentirás ese vértigo en la panza (porque nunca se irá) ya sabrás que es un “condimento” en el camino…

Es claro, al menos para mí, que pasar a la acción comienza a hacer parte intrínseca de la vida, ahí está la magia, el truco.

Es un entrenamiento, es el arte de soltar, confiar y abrirse a todo lo maravilloso que la vida nos tiene preparado.

Me has leído en medio de la teoría y el caos, y hoy quiero mostrarte la evidencia, la teoría verificada, con lo cual se convierte en mi sabiduría, en mi verdad, y en la fórmula que seguiré aplicando hasta que la misma vida, naturalmente, vire mi ruta.

En septiembre de 2017 estaba arrodillada sobre el piso intentando ubicar estratégicamente un cañón disruptor frente a una MAP (Mina Antipersonal), preguntándome si quería, realmente, seguir haciendo eso por el resto de mi vida.

 

El resto de mi vida sonaba a mucho tiempo Clic para tuitear

 

No, esa ya no era mi idea de salvar el mundo, no trabajando 14 horas al día, no estando lejos mi manada… No sacrificándome por una causa que no era mi causa, a costa de mi libertad, de mi esencia, todo aquello me estaba saliendo muy caro…

Y decidí saltar, y lo seguiré haciendo hasta que me crezcan las alas.

La siguiente es la crónica de mi travesía por Madrid Abril 2019, mi más grande hazaña como emprendedora espiritual y nómada digital, te muestro la magia de pasar a la acción y cómo aterricé teorías confusas y difusas para materializar resultados.  

Vamos a ello!

 

1. Pasar a la acción. Si algo no te gusta da el primer paso y genera el cambio (Recapitulemos)

 

Venga, admito que llamé a mi mamá para validar la decisión del gasto, una inversión sobre los dos mil euros.

Y su respuesta me dejó perpleja: “Acostúmbrate a manejar esas cifras”.

Y así le di click al carrito de compras, me estaba inscribiendo en una formación de blogging, creada por un personaje del que no tenía ni su apellido… Pero un “no sé qué” me empujaba ahí…

Ese fue mi primer pasar a la acción, el principio de todo, el que me sacó del desminado humanitario y me lanzó a las redes de la espiritualidad.

¿Crees que en ese momento sabía que terminaría escribiendo sobre energías cósmicas?

Jamás, si compré un kindle para que nadie se enterara de las cosas raras que leía.

Así que te aclaro, transmitir el mensaje espiritual no estaba en mi lista de deseos por cumplir… Y aquí estoy, siguiéndole las señales al Universo.

 

2. “Yo misma” (Siempre y sin excusas)

 

Aún escucho esa voz susurrante “No es suficiente, no tiene fondo ni propósito”

Tuve miedo a redactar correos a los referentes de la espiritualidad, tuve miedo a escribir mis primeros artículos como invitada, tuve miedo a lanzar invitaciones a potentes entrevistados, tuve miedo a comprar ese tiquete a Madrid, tuve miedo a esos primeros encuentros presenciales…

 

Pasar a la acción

 

Y aunque la voz fue persistente, pasé a la acción cada vez, y me convencí de que estaba dando lo mejor, que no podía ser otra cosa que “yo misma”.

Y resultó que “yo misma” fue un hit, que todos lo correos, entrevistas y artículos escritos desde sus entrañas ahora necesitaban una cara, la mía.

Sí, ser yo misma tuvo una recompensa. Gracias Madrid, fuiste la tarima para descubrirme auténtica, brillante… Para descubrir que me escuchaba, amaba… aceptaba… (Ni me preocupé por meter la panza.. así de libre me sentía)

El paso por Madrid me permitió verificar que las casualidades no existen y que la vida no comprende el concepto “tiempo”, que todo ocurre cuando es justo y perfecto.

Y cuando confías en esto le permites al universo hacer lo suyo, no manchas tus acciones con la impaciencia o la frustración… ¿o cómo me explicas que reciba respuesta de correos que envié hace más de 3 o 4 meses? ¿casualidad?

Pues no, cuando envié esos correos para proponer colaboraciones sencillamente no era el momento y hoy no me estallo las neuronas buscando las causas.

Fue así y fue perfecto, ahora que tengo respuestas me siento más preparada para asumir la responsabilidad de esas colaboraciones.

De eso se trata enviar el mensaje al Universo y confiar en que todo pasará en el momento y de la mejor manera para nosotras… Y si no pasa, será lo correcto y perfecto.

 

3. Lo que pasa cuando pasas a la acción

 

 

¿Qué crees? Ahora tengo miedo a preparar mi primer evento presencial en Colombia, aún con el voto de confianza y el respaldo de dos grandes referentes, preciosas madrinas (Ana Bizarro y Beatriz Blasco)… ¿Cuándo se le quita  a uno el miedo?

Pero miremos más allá del miedo… es un sueño cumplido, es la respuesta del Universo, o así lo comprendo yo, porque he verificado que la vida no responde a la inercia, que pararme de mi silla y mover mi trasero 10 mil kilómetros lejos de mi casa definitivamente mueve la energía.

Así es, un día mandas un correo cagada del susto tras haber revisado cada minúscula coma y, al otro, estás montada en un avión rumbo a ver los destinatarios de ese correo.

Es lo que pasa cuando pasas a la acción, te encuentras con las personas justas, tu mente se expande, brotan las ideas, los sueños, los nuevos objetivos… Y la magia se hace entre la relaciones, las colaboraciones.

Madrid fue la plaza donde me encontré con grandes referentes de la espiritualidad, del desarrollo personal, del blogging, quienes generosamente compartieron conmigo conocimiento, anécdotas, conversaciones transformadoras.

Gracias María Mikhailova, Saúl Pérez, Ana Bizarro, Beatriz Blasco, Sami Osorio, Manuel Requena, por mostrarme la ruta y animarme a volar alto.  

 

4. El encuentro con la manda

 

En la distancia tantos seres humanos me acompañaron desde el lanzamiento de mi proyecto, y verme “face to face” con ellos fue tan natural, como si nos conociéramos de toda la vida.

Gracias Mastermind. Inteligencia ECO, Pincelando Historias, son tal cual los imaginé, contundentes, apasionados, vibrantes, espero seguir acompañándonos en este sueño

Mi querido Biel Cortadellas, gracias por mostrarme tu lado más consciente, por permitirme ser tan envidiosamente natural como se puede ser y aún así darme el abrazo de la amistad, llevo a Atma Experience conmigo, y te deseo tanto éxito como el que me deseo a mí, no pienso volver a quitarme nunca eso.

Al loco chico soñador que hizo que todo esto fuera posible, gracias miles AntonioG, el END Live 2019 fue un encuentro de experiencias, sueños, amigos, la confirmación de que pasar a la acción, aunque no siempre trae los que esperamos, siempre será mejor que permanecer en la inercia como observadores de los sueños cumplidos del vecino.

 

5. Mi última parada, el encuentro con Libertad Cuántica

 

Yo también he sido la biblioteca esotérico – espiritual ambulante de mi familia, entre mis referencias se encontraban El poder del ahora, Cúrese a usted mismo, El camino más fácil, En el cero, El poder de la intención, Un Curso de Milagros… Lista infinita.

Mis conversaciones comenzaban con expresiones como “Eckhart Tolle dice…” Pura teoría, era incapaz de sacar mi nariz de entre los libros, quería encontrar la herramienta avalada y sellada por el universo, la llave de la felicidad… Descubrir cómo se suelta y se confía.

Y un día encuentras una llave y lanzas tu petición al universo “Muéstrame el camino y dame el valor para seguirlo”.

Así llegó libertad cuántica a mi vida, para mostrarme que es eso de soltar el control, de entregar todo a una fuerza que sabe mucho mejor que yo que es lo correcto y lo perfecto, es cuestión de práctica, de entrenamiento, mientras la mente se desarma de sus juicios y patrones preestablecidos.

Aunque ya llevaba un tiempo explorando esta técnica, mi última parada en Madrid me permitió verificar su potencial, y más allá de eso me permitió verificar la teoría y reafirmarme en mi verdad.

Así, hoy sé, porque lo viví, lo sentí, que:

  • Todos tenemos acceso a esa fuente divina, sólo debemos buscar nuestro canal y alinearnos con él
  • Todos somos parte de un todo y somos correspondientes con el entorno y con quienes nos rodean. Hay un propósito detrás de ese orden, y hoy lo comprendo como sanación, de la colectiva que empieza conmigo… ¿Has escuchado la expresión “cuando yo sano tu sanas”? De eso se trata.
  • Nada pasa por casualidad, siempre es una oportunidad de sanación.

 

Y cuando todo esto se junta, como me pasó a mí durante el último fin de semana en Madrid, comprendes que todos somos parte del mismo cuadro Clic para tuitear

 

Gracias Madrid, fuiste el epicentro de mi verificación, me encontré con esos espejos que me permitieron sanar a través de ellos tantas memorias de dolor… Todos convocados ahí con el propósito de ser esa mejor versión de nosotros mismos.

Por fin la teoría tuvo sentido y así, brevemente, cierro mis libros para contemplar el hecho de estar viva y compartir mi existencia contigo, conmigo, a través de Libertad Cuántica, regalo maravilloso que nos hace la vida a través de Sami Osorio. 

Gracias, gracias, gracias.

 

6. Conclusión: Soy la oveja sicodélica y protagonista de esta historia

 

Regresé a mi silla, y desde donde te escribo no quiero ser una persona distinta a la que soy ahora, no cambiaría absolutamente nada en mi vida, soy la oveja sicodélica de mi familia y la protagonista de esta historia.

Estoy lista para saltar al vacío, sin paracaídas, tantas veces como sea necesario para pasar a la acción y generar los cambios que la existencia considere para mi evolución en esta dimensión.